Listado de entradas / El blog de ergonomía - Siéntate bien

15 de Septiembre de 2016

EN ERGONOMIKA TENEMOS LAS SOLUCIONES ERGONÓMICAS DE CÒMO SENTARSE DEL MERCADO MUNDIAL

Preceptos a tener en cuenta para superar los inconvenientes del sentarse

EN ERGONOMIKA TENEMOS  LAS SOLUCIONES ERGONÓMICAS DE CÒMO SENTARSE DEL MERCADO MUNDIAL

Evitemos la carga en los isquiones

"Los isquiones son dos" ganchos "situados en la pelvis “diseñados " para sujetar la musculatura y los ligamentos. En cambio, cuando nos sentamos en ángulo recto (en forma de 4), les cargamos todo el peso del torso. Entonces, nuestro cerebro se da cuenta que tiene un punto en el esqueleto con una carga que no le corresponde, y así, para liberarle peso, "da orden de variar el eje de gravedad en este punto, tirando el cuerpo hacia delante y redondeando la columna a nivel lumbar (L4-L5-S1), provocando una cifosis.                                                                                Con esta estrategia lo único que se consigue es: "desvestir a un santo para vestir a otro."

Algunas sillas inclinan el asiento hacia delante (aprox. Un 130º respecto de los 90º del sentarse tradicional). Pudiendo hacerlo de diferentes maneras: por la posición del sentarse, de rodillas o silla de montar, como la Variable de Varier o la Capisco de Häg. O bien las que basculan todo el asiento, inclinándose de atrás hacia delante, hacia el suelo (inclinación negativa del asiento-forward tilt).                                             Algunas de estas son: Herman Miller: Aeron, Mirra2, Celle, Sayl. Hag: Sofi. R.H.:Mereo. Todas estas maneras de sentarse -rodillas, silla de montar e inclinación negativa- facilitan el ante-versión pélvico, consiguiendo una correcta lordosis lumbar, recuperando de este modo la posición de pie, que es como está diseñada nuestra anatomía.

Esta solución de los asientos que basculan hacia delante, variables o silla de montar y que facilitan el ante-versión pélvico, liberan los dos defectos que supone sentarse en ángulo recto (forma de 4). Sin embargo, sentarse en la postura de 4 no sólo provoca el redondeo lumbar, con la consecuente cifosis, sino que también acentúa la dorsal, que causa una constricción de la zona abdominal, reduciendo la actividad del diafragma. Sentarse en estas posiciones de variabilidad también mejora la respiración.

Las sillas con el sistema "Balans" de VARIER, a parte de la Variable donde te sientas de rodillas, cargando el peso del cuerpo sobre las espinillas de las piernas; también están los modelos que a partir de una forma tradicional de sentarse, pueden bascular como un balancín, liberando también de peso a los isquiones y consiguiendo la lordosis lumbar. (Modelos Pendulum y Actulum)

Las sillas como la Capisco (HÄG), donde te sientas como en una silla de montar, cargando el peso del torso sobre el suelo pélvico, (periné o hueso púbico) también te permiten conseguir los mismos resultados anatómicos / ergonómicos.

Hay otra serie de sillas que para evitar de forma directa, te sientes cómo te sientes, la carga sobre los isquiones, han diseñado unos asientos hechos con una "malla inteligente" que proporcionan una constante variabilidad en la base de los glúteos, evitando que el peso del torso incida de forma directa y opresiva sobre los isquiones. HumanScale presenta dos modelos cinéticos que aportan esta característica. Son el "Diffrient World y el Liberty". Por su parte, Herman Miller diseñó en 1994 la silla icónica de la ergonomía con esta solución de la malla "auto tensante", el modelo Aeron, que a la vez también bascula el asiento hacia adelante. También de estas características son los modelos de Herman Miller: Mirra 2 y Celle. También con un asiento de malla auto tensante, pero sin la inclinación negativa del asiento, Herman Miller tiene el modelo EMBODY, con una imaginativa regulación dorsal para equilibrar las cervicales.

Actualmente, también hay algunos modelos que presentan asientos acolchados que tienen movimiento de oscilación hacia todos los lados, favoreciendo también la "variabilidad" de los glúteos y descargando la presión sobre los isquiones. Sedus presenta su modelo Swing Up (con un asiento basculante dinámico) y FORMA 5 el modelo "3.60" (con un asiento de rotación dinámica de 360º), ambos con esta característica.

Sin embargo, la mayoría de las sillas ergonómicas con la forma de sentarse tradicional, aplican una suspensión especial al eje que gradúa la altura (pistón de gas) evitando una sacudida en las vértebras si te sientas, de golpe, sin parar atención.

"Tengamos los pies en el suelo"

Otra recomendación es tocar con los pies en el suelo, haciendo presión, de este modo se crea un vector de fuerza que ayuda a liberar las cargas que se acumulan en la zona sacro-lumbar, esto en el caso de que no tuviéramos un cinturón abdominal extra firme, el cual nos permitiría aguantar las piernas colgando. (Podemos hacer referencia a la faja en los castellers -reforzando el cinturón abdominal- como una solución para tener un buen apoyo lumbar. Un buen ejemplo de la importancia de este apoyo es el "pilates" y sus ejercicios).

 Por este motivo la gente bajita, (teniendo en cuenta que hay que poner siempre la silla a la altura idónea respecto a la posición de los brazos de la persona, respecto del sobre la mesa) les convendrá, si es necesario, colocar un reposapiés para poder hacer "palanca", y así hacer bascular las sillas que disponen de este mecanismo, ya que son estos, los pies, los que activan el movimiento de basculación de la silla.

Por otra parte, hay sillas que incluso llevan incorporados los reposapiés y otros complementos que facilitan el hecho de poder mover las piernas constantemente y así evitar cruzarlas y retorcerlas, favoreciendo la actividad muscular y mejorando la circulación sanguínea, aportando un mayor confort en la posición / disposición de las piernas, Estos tipos de sillas son muy apreciadas por las anatomías de baja estatura, y en cuanto a la libertad de movimiento de las piernas, por las anatomías femeninas. La silla que mejor cumple estas características es el modelo Capisco de HÄG.

Está claro que para “sentarse bien”, necesitamos, más que nunca, "tener los pies en el suelo".

 

 

 

0 Comentarios
Deje su comentario
Su email no será publicado ni divulgado. * Es necesario que rellene todos los campos.