Listado de entradas / El blog de ergonomía - Siéntate bien

26 de Mayo de 2014

Manifiesto ergonómico para una nueva política de empresa

La estética de la jerarquía no debe condicionar la ergonomía del usuario

Manifiesto ergonómico para una nueva política de empresa

Hoy en día las sillas todavía se consideran solamente como un mueble. Efectivamente, como objeto, que es lo que son, se contabilizan como un inmovilizado material. Nosotros defendemos cambiar este concepto de la silla como objeto pasivo, y reconocerlo como el elemento activo que incide directamente en la productividad de la empresa y en la psicosociología del entorno de trabajo.

Si analizamos los criterios de compra habituales, nos damos cuenta de que la elección del modelo de silla normalmente se hace desde el departamento de compras, el de mantenimiento o bien el de marketing. A veces a estos los complementa el de S. y H.

Cada uno de sus responsables decide la compra en función de sus criterios, ya sea por ceñirse a un " precio" o la imagen corporativa, o al criterio que toque...

Además, el procedimiento para adjudicar una compra a un proveedor concreto a menudo se realiza a través de una subasta de precios, pensando siempre que cuanto a más cantidad, mejor precio, es decir, siguiendo criterios básicamente financieros. Esta es una idea que se aleja mucho de cualquier criterio ergonómico.

En cambio,  para nosotros, las sillas son algo más importante. No pueden catalogarse únicamente como muebles, sino que actúan como un equipo o una herramienta de trabajo fundamental en cualquier entorno operativo.

Muchas de las actividades que se realizan delante de un ordenador son tanto o más productivas que las que se hacen ante cualquier otro equipo o máquina.

Para nosotros, a cada puesto de trabajo le corresponde un tipo de silla en concreto,  y a la vez, este mismo puesto puede tener una silla diferente, según sea su usuario. Por tanto, creemos que en su elección deben intervenir muchas más variables que las del precio o del diseño.

Con esta idea, lo que pretendemos es inculcar el hecho de que cada trabajador tenga la posición que tenga en el organigrama de la empresa, se merece una silla adecuada a sus necesidades.

Actualmente, podemos encontrar una silla con una estética propia de un puesto directivo, a un precio inferior que una ergonómicamente adecuada a un lugar operativo. De esta manera, invirtiendo la política de precios mantendremos el estatus de cada cargo,  y a su vez, conseguiremos hacer más eficiente cada puesto de trabajo, a pesar del presupuesto previsto.

Si hoy en día todo tiende a "customizarse”,  ¿por qué no hacerlo con el espacio donde pasamos más horas al día? Además, este es un concepto que encaja perfectamente en una verdadera política de RSC interna.

En realidad, solo el departamento de RRHH, junto con los técnicos en ergonomía (Seguridad e Higiene), deberían realizar esta compra, ya que son ellos los que realmente se preocupan de prevenir las habituales lesiones musculo esqueléticas y, en consecuencia, evitar las bajas por enfermedad, optimizando de esta manera los puestos de trabajo. 

Está comprobado que la insatisfacción que produce la falta de confortabilidad en el lugar de trabajo es la principal consecuencia del absentismo presencial. Y el absentismo sí afecta a la cuenta de explotación de una compañía. 

Una oficina confortable, atractiva y adaptada a sus usuarios favorecerá directamente a su rendimiento.

Ergonomika/Kadira quiere convertirse en el proveedor que le asesora en el modelo de silla más adecuado en cada caso, así como en la mejor relación calidad-precio. Queremos ser su consultor en ergonomía, no sólo venderle "muebles".

1 Comentario
Vittorio Barbera (12 de Junio de 2014)

estas sillas son maravillosas y son perfectas para la espalda ,la columna y la zona lumbar de verdad quiero comprar otra silla en esta tienda donde te atienden muy bien y son muy simpáticos

Deje su comentario
Su email no será publicado ni divulgado. * Es necesario que rellene todos los campos.